Definición de vitamina


El término bioquímico, que en castellano conocemos como vitamina, proviene del latín «vita» (vida) y «amina» (derivación del amoníaco). En base al DRAE, se refiere a sustancias orgánicas presentes en los alimentos que son esenciales para el organismo. En pequeñas dosis, aportan equilibrio a las funciones vitales y son designadas con las letras A, B, C, K, H, etc.

Como resultado de un estudio, este concepto fue acuñado en inglés por el bioquímico polaco Casimir Funk en 1912. Utilizando marineros japoneses como grupo de control, determinó que la cascarilla de arroz tenía una sustancia que prevenía el beri-beri. Aunque inicialmente el término se escribía como «Vitamine«, eventualmente fue modificado por «Vitamin» debido a razones científicas.

Consecuentemente, la evolución del lenguaje a manos de la tecnología, ha dado pie a otras más específicas. Han sido catalogadas como compuestos heterogéneos indispensables para un funcionamiento fisiológico adecuado. Además, éstas sirven como catalizadoras de los procesos metabólicos al conformar un conjunto de micronutrientes con otros compuestos alimenticios.

Mandarinas, alto contenido en Vitamina C.

Mandarinas, alto contenido en Vitamina C. Fuente: Pixabay

Adicionalmente, han sido definidas como precursoras de coenzimas, las cuales representan al componente no aminoácido de una proteína conjugada. Esto implica que, cuando la molécula de la vitamina varía su estructura, se pueden transformar en coenzimas activas. Esto sucede porque muchos organismos no son capaces de sintetizar los cofactores esenciales, por lo que deben obtenerlos de la alimentación.

Las vitaminas se dividen en dos grupos importantes: las liposolubles y las hidrosolubles. Entre las primeras encontramos la A, D, E y K, y en las otras, la C y los compuestos del complejo B. Además, la deficiencia en el organismo se ha denominado como avitaminosis, mientras que la ingesta excesiva de dichas sustancias se ha definido como hipervitaminosis.

Controversia etimológica de la vitamina

Esta curiosidad histórica tiene su origen en la presunción del investigador Casimir Funk, quien en ese entonces trabajaba en Cambridge. Al utilizar el término «vitamine» para identificar una amina (sustancia nitrogenada), pensó que había descubierto algo esencial.

No obstante, poco después se comprendió que estas ni son imprescindibles, ni tampoco son aminas. Ciertamente era una disyuntiva compleja, dado que resultó ser un término que se popularizó rápidamente entre la comunidad científica y la gente.

Fue gracias a la insistencia de J. C. Drummond (1920), que los ingleses decidieron quitar la «e» final y quedarse con «vitamin». Esto fue con la idea de evitar la asociación de la palabra con el concepto de aminas.

Sin embargo y a pesar de su modificación en inglés, eso no afectó la palabra en español u otros idiomas. Hoy día sigue siendo una designación errada, que por la misma naturaleza de la lengua permanece inalterada por su aceptación.

Importancia dietética de las vitaminas

Estudios científicos han demostrado las vitaminas del grupo B o complejo B, resultan imprescindibles para el cerebro y el metabolismo. Por ser hidrosolubles, su dosis debe ser repuesta diariamente, porque estimula el desarrollo y ayuda a descomponer los alimentos. El cuerpo humano contiene 13 de estas sustancias, 9 que deben reponerse cada día y 4 que no.

Asimismo, las más importantes son: la vitamina A o retinol, que está presente en los lácteos. La vitamina B1, llamada tiamina o aneurina, se encuentra en la levadura; mientras que la B6 (piridoxina) se halla en carnes y verduras. La C está en los cítricos, la D mantiene el calcio y fósforo, y la K ayuda a la coagulación.

Como precaución, las altas dosis de niacina producen daño al hígado, úlceras y erupciones. La vitamina B6 en exceso puede provocar trastornos neurológicos y entumecimiento. Aunque poco frecuentes, el ácido fólico podría causar fiebre, decaimiento, presión en el pecho, comezón y dificultad para respirar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *