Definición de prepotencia


Se entiende por prepotencia, según el diccionario de la R.A.E., “la cualidad del prepotente” o, lo que es lo mismo, la característica del que abusa de su poder o alardea del mismo.

Esta teórica cualidad puede confundirse con el despotismo, la dominación o la autoridad aunque no sea, estrictamente, una palabra sinónima de las anteriores. El prepotente simplemente alardea del poder que tiene sin tener por qué ni ejercer dominación, ni tener autoridad alguna sobre el que le escucha.

En algunas ocasiones se confunde esta prepotencia con la falta de educación. Para algunos es prepotente el que no espera su turno en una cola o el que intenta pasar por encima de los demás. Ceñirse al significado antedicho servirá para usar esta palabra con exactitud.

Se ha de usar el término en situaciones en las que el prepotente sí tiene poder y lo usa a su favor. En el ámbito laboral o político es fácil encontrar a una serie de personas que se valen de su puesto para darles órdenes a sus subordinados.

En un partido político será el secretario general el que diseñe el programa, la estrategia y la campaña electoral. Dependiendo del caso, un simple afiliado podría ser víctima de la prepotencia del susodicho.

Consecuencias de la prepotencia

La persona que tiene un cargo en una empresa lo ostenta o bien porque es el propietario o bien porque ha subido poco a poco. En el primero de los casos suelen darse muchos casos en los que los trabajadores tienen que soportar frases como “yo soy el dueño”, “yo te pago y yo mando” y similares.

Jefe prepotente.

Jefe prepotente. Fuente: Imagesource

Este tipo de expresiones van minando poco a poco la imagen pública del prepotente que termina convirtiéndose en una persona con la que no se puede dialogar. Tiene poder, es el dueño pero no sabe llevar un equipo de trabajo que, en muchas ocasiones, termina por reaccionar de forma adversa a este tipo de situaciones.

Por todo lo anterior, el prepotente terminará con su poder pero solo. Necesitará cambiar de empleados cada equis tiempo porque nadie quiere trabajar con él. Su negocio no funcionará correctamente y su final es la soledad más absoluta.

Este tipo de personas solo tienen poder y por eso se quedan con su empresa y con su puesto de trabajo… y nada más. La humillación, las malas maneras y la falta de educación de esta personas les suele pasar una factura nada fácil de pagar en lo que a imagen pública se refiere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *