Definición de hormona


Una hormona es una sustancia química secretada por una célula o un grupo especializado de células hacia la sangre. Esta la transporta hacia un objetivo lejano donde ejercerá su acción, modificando la función del órgano diana. Una característica fundamental es que ejercen su función a una concentración muy baja.

El término fue acuñado en 1905 por Claude Bernard y su descubrimiento ha sido fundamental para el desarrollo de la medicina. La función de estas pequeñas sustancias químicas es la base del funcionamiento de nuestro organismo. Su acción permite el correcto funcionamiento de nuestros órganos y son las que marcan las directrices para que cada uno actúe de una manera u otra.

Composición química de la Adrenalina.

Composición química de la Adrenalina. Fuente: Pixabay

El estudio de las hormonas se divide en función de su naturaleza química y su mecanismo de acción, de los que es responsable la endocrinología. A día de hoy, se han descubierto cientos de ellas y dentro de las más conocidas destacan: el colesterol, la adrenalina, la serotonina, la hormona de crecimiento, la testosterona, los estrógenos, la histamina y muchas más.

Cada vez se sabe más sobre ellas, sobre su mecanismo, sus efectos en el organismo y su autorregulación. Todos estos datos han sido claves a la hora de llegar al diagnóstico de muchas enfermedades que han causado una gran mortalidad en nuestra sociedad hasta que se ha descubierto su origen. Y no solo han servido para llegar a un diagnóstico concluyente, sino que también se han demostrado efectivas para llevar a cabo un tratamiento efectivo.

Hasta tal punto su estudio es importante, que una de las ramas de la farmacología se dedica a la investigación hormonal. El trabajo se basa fundamentalmente en la terapia de reemplazo hormonal. Muchas enfermedades cursan con un déficit de estas sustancias y la industria farmacéutica ha sido capaz de generar sustancias sintéticas que actúan exactamente igual que las endógenas.

Funciones específicas de las hormonas dentro de la medicina

Las hormonas tienen un papel fundamental dentro de nuestro organismo y la ausencia de cualquiera de estas puede alterar y desmejorar por completo nuestra salud. Sin embargo, existen algunas que han sido más estudiadas y de las que se conoce una aplicación más efectiva para nosotros.

Por ejemplo, una fundamental es la insulina, cuya alteración es la causa de la diabetes. Esta enfermedad es realmente prevalente en un nuestra sociedad y se ha conseguido generar fármacos de insulina que han permitido reducir la mortalidad de esta enfermedad casi al completo. También existen otras enfermedades como el hipotiroidismo y el hipertiroidismo que pueden ser mortales para el paciente y que hoy en día se pueden regular con hormonas tiroideas sintéticas.

También es de vital importancia la oxitocina. El poder utilizarla en la práctica clínica ha sido muy favorable en el ámbito de la obstetricia. La oxitocina es fundamental para las contracciones uterinas y para la eyección láctea. Es por eso que es un imprescindible a día de hoy a la hora del parto en cualquier hospital. Otro avance muy importante en la medicina es la posibilidad de administrar la somatotropina a personas con una alteración del crecimiento, cosa que hace años parecía impensable.

Por supuesto, una de las claves de la endocrinología se centra en las hormonas sexuales. El uso de estas es fundamental en el tratamiento de la infertilidad, fecundación in vitro y disfunción eréctil. Pero su aplicación más popular es en la anticoncepción femenina. Los estrógenos y progestágenos se utilizan en las píldoras anticonceptivas femeninas y también son fundamentales dentro de los métodos abortivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *