Definición de fobia


El término «fobia» se aplica a una extensa variedad de trastornos psicológicos, cuya característica común es un miedo irracional ante un objeto determinado o una situación concreta.

La persona que sufren este trastorno experimentan una ansiedad que no puede controlar, son consciente de su problema, saben que su miedo es irracional y desproporcionado, pero no pueden evitarlo.

Dado que los fóbicos son plenamente conscientes de su temor, como mecanismo de defensa tienden a evitar, por todos los miedos, la situación que desencadena su angustia.

Los síntomas más frecuentes de este trastorno son los siguientes: respiración rápida (hiperventilación), aumento del ritmo cardíaco, sofocos, sudor, mareos, trastornos gastrointestinales (náuseas, diarrea, etc) y trastornos del sueño.

Esta patología afecta en mayor proporción a las mujeres (dos mujeres por cada hombre), y es más frecuentes en personas que tienen un nivel de ansiedad elevado.

Tipos de fobias

Araña, Aracnofobia.

Araña, Aracnofobia. Fuente: Pixabay

Hay diferentes tipos de fobias. Las más frecuentes son las siguientes: a las arañas (aracnofobia), a las situaciones sociales, a subir en avión, a los espacios abiertos (agorafobia), a los espacios cerrados (claustrofobia), a las alturas (acrofobia), al agua, a sufrir cáncer, a las tormentas, a la muerte (necrofobia), a sufrir un ataque al corazón (cardiophobia)

Las más raras, por el contrario, son: el temor a la fruta, a los gatos, a los perros, a la contaminación por microbios (misofobia), al parto (tocofobia).

Algunas situaciones que causan el trastorno son muy difíciles de evitar en la vida cotidiana, como por ejemplo el miedo a las multitudes o el temor a conducir. En este caso, la persona fóbica quiere superar su ansiedad, aunque no lo consigue y puede llegar a sufrir continuas crisis de ansiedad que derivan en su agotamiento físico y psicológico.

Dado que el sujeto tienda a evitar gradualmente la situación problemática, en ocasiones puede llegar a su aislamiento, con graves consecuencias para su vida laboral, familiar y social.

Causas de las fobias

Más que un simple temor, se trata de un trastorno real de ansiedad. En ocasiones, un suceso traumático intenso puede ser el desencadenante de su aparición.

La mayoría de las veces suelen desarrollarse durante la infancia. Los síntomas más frecuentes pueden comenzar entre los cuatro y los ocho años, y aparecen por un suceso desagradable y estresante experimentado por el niño.

Los niños que se han quedado atrapados en un espacio cerrado y oscuro pueden desarrollar más tarde angustia ante los espacios cerrados o claustrofobia. También es posible que los niños desarrollen determinado temor por contagio con personas de su entorno que lo padecen, por ejemplo, en contacto con un miembro de la familia que tienen miedo a los ratones, el niño puede experimentar también el mismo miedo.

El origen de los trastornos más complejos, como agorafobia, es más difícil de identificar, ya que en este caso intervienen en su aparición muchos factores desencadenantes (neurobiológicos, genéticos, psicológicos o ambientales)

Algunos estudios han constatado que el cerebro humano está programado de algún modo para sentir determinados temores (como el miedo a las serpientes, a la oscuridad, al vacío, etc). La explicación es que algunos miedos forman parte de nuestra herencia genética, y del proceso de evolución que ha permitido al hombre sobrevivir frente a situaciones peligrosas.

Las personas que sufren esta patología a menudo también padecen trastornos de ansiedad, de pánico o depresión.

Limitaciones generadas por las fobias

Las fobias causan muchos obstáculos para llevar una vida normal. Al tratar de luchar contra la ansiedad que acompaña a la situación que causa su angustia, muchas personas recurren a veces de forma abusiva, al consumo del alcohol, los ansiolíticas o las drogas psicotrópicas.

El mejor modo de afrontar el problema es mediante un correcto diagnostico y el tratamiento que prescriba su médico y/o psicólogo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *