Definición de epifanía


Se trata de una manifestación, aparición o fenómeno. Etimológicamente, la Epifanía proviene de una palabra griega que significa manifestación o revelación. En el terreno religioso, es una de las fiestas litúrgicas católicas más antiguas, correspondiente al día de los reyes Magos.

En realidad, en el ámbito cristiano tres eventos se consideran epifanías o manifestaciones de Cristo en el mundo. Una es el bautismo en el río Jordán, a manos de San Juan Bautista. La segunda es el comienzo de la vida pública de Jesús, con el milagro de Caná. Finalmente, la más celebrada es la mencionada Epifanía ante los Reyes Magos.

La Epifanía ante los Reyes Magos

Sobra de los reyes magos en camello.

Sobra de los reyes magos en camello. Fuente: Pixabay

Esta presentación del nacimiento y llegada de Dios a la tierra tiene origen oriental en el siglo III. Posteriormente, se adoptaría en Occidente en el siglo IV, antes incluso que la Navidad. Celebrada el día 6 de enero, corresponde inicialmente a la fiesta pagana del solsticio, en tierras orientales. Supone la respuesta de la Iglesia a la celebración solar pagana.

De este modo, se identifica con el relato bíblico de San Mateo. Según la tradición, tres magos o sabios aparecieron desde Oriente para adorar la manifestación primera de Jesucristo. Aun cuando la Biblia no especifica número o nombres, la tradición posterior los identifica como Gaspar, Melchor y Baltasar.

Estos tres magos llegarán a Belén venidos de lejanas tierras, peregrinando tras el rastro de una brillante estrella. Portarán tres regalos para el recién nacido: oro, incienso y mirra. Cada uno de estos elementos será un símbolo de majestad, sacralidad y perpetuación ante la muerte, respectivamente.

En realidad, se relaciona a estos tres magos con hombres poderosos y sabios. Probablemente, reyes de naciones más allá del Mediterráneo. Los restos de estos tres personajes estuvieron inicialmente en Constantinopla. Posteriormente, se habla de un traslado a la catedral de Milán y un viaje definitivo en 1164 hacia Colonia donde permanecen esos restos hasta la actualidad.

En conmemoración de su generosidad ha quedado en algunos países la tradición de hacer regalos a los niños. En España, es costumbre que los niños escriban una carta a los Magos antes del día de la Epifanía. Los regalos llegarán la noche del 5 al día 6 de enero, cuando se consume el célebre roscón.

También es tradición dejar comida y bebida para los Reyes Magos y sus camellos en esa noche mágica. Así, licores y dulces son tradicionales para los magos; agua para sus camellos. Igualmente, en las ciudades se celebra una cabalgata el día anterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *