Definición de enfermedad mental


Se entiende por enfermedad mental la que altera el conocimiento, las emociones o el comportamiento de una persona. Como consecuencia de la misma se ven afectados aspectos de la psicología básicos (emociones, conciencia y conducta). Este tipo de enfermedad impide que esa persona se adapte a su entorno.

Un veinticinco por ciento de personas de todo el planeta sufren este tipo de dolencia a lo largo de su vida. El veinte por ciento de los adolescentes padecen trastornos de gravedad. El cuatro por ciento de personas fallecen por culpa de una depresión.

La estadística no duda en reconocer la importancia de este tipo de enfermedades. Todos los enfermos encuentran dificultades para acceder al mundo laboral o bien son expulsados del mismo. El estigma que conlleva tener una enfermedad mental es difícilmente superable.

El desconocimiento de estas dolencias lleva a hablar sin saber a un gran número de personas. El considerar a estos pacientes peligrosos, violentos o incapaces solo muestra la carencia del que así opina.

Grupos de enfermedades mentales

Representación de salud mental.

Representación de salud mental. Fuente: Pixabay

La esquizofrenia y los trastornos con algún tipo de psicosis. Las alucinaciones, el no percibir la realidad tal y como es y la distorsión de su realidad marca a estos enfermos. El diagnóstico es positivo con tratamiento médico.

Trastornos afectivos de importancia, bipolaridad. Alteración brusca de la actividad de la persona y síntomas maníaco-depresivos. Estas personas necesitan observación temprana y la ayuda de un psicoterapeuta.

Trastornos que afectan a la personalidad. Estos enfermos tienen alterada su forma de relacionarse con el mundo. No existen síntomas sino una serie de rasgos que conforman la personalidad. Los conflictos internos para poder comunicarse con el mundo son el punto a mejorar con tratamiento médico.

La medicación y la supervisión de un profesional desde el diagnóstico hasta que comienza el tratamiento es muy importante. Estos pacientes pueden tener largos periodos sin síntomas y pueden llegar a tener una vida normal si son tratados de forma correcta.

Consejos para tener una buena salud mental

Para evitar algunos de los trastornos anteriores, sobre todo los que no tienen origen genético, sería positivo seguir estos consejos. Dormir ocho horas y no abusar del alcohol o de las drogas. Llevar una dieta sana y hacer deporte varias veces a la semana.

Salir con amigos o familiares a divertirse. Tener aficiones. Reconocer los límites para no hacer más de lo que se puede. Entender los baches del camino como situaciones a superior, nunca como problemas.

Tener un momento al día para uno mismo. Darse un capricho cuando sea posible. Socializar. No pensar que un error es un estigma. Cuando se pueda, hacer lo que te guste y lo que te haga sentirte mejor.

Y lo más importante, prestarles atención a los síntomas. No dormir bien, notar que se cae el cabello o un alto grado de nerviosismo pueden ser la punta del iceberg. Escuchar al cuerpo y a la mente evitará llegar a desarrollar alguna de las antedichas enfermedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *