Definición de energía solar


El termino energía solar se aplica cuando se habla de la potencia que es originada a partir de las radiaciones solares. No en vano, se trata de una energía renovable que se obtiene directamente del sol y con la que se pueden obtener tanto calor como electricidad. Como consecuencia de estas características puede utilizarse en diferentes ámbitos, desde las labores domésticas a otras más avanzadas que requieren de su transformación.

Cuando se habla de energía solar es necesario entender que se está hablando de una energía natural. A diferencia de otras que exigen un proceso más complicado en cuanto a su transformación, como en el caso de la nuclear o térmica. Se trata de una energía que es más limpia y beneficia la conservación del planeta. Sin contaminar el medio ambiental.

Características de la energía solar

Se caracteriza porque utiliza los más importantes recursos de la naturaleza. Como el agua, viento, o en este caso en concreto los rayos procedentes del sol. Una de sus principales aportaciones, a diferencia de otras energías, es que es un recurso inagotable. Se genera con mayor frecuencia en los países o zonas geográficas con muchas horas del sol. Generalmente ubicados en el hemisferio sur del continente.

Tiene una aportación muy importante sobre las estrategias energéticas en todo el planeta. El motivo se debe a que los rayos solares son captados por ciertos transformadores. Como por ejemplo las células fotovoltaicas, que finalmente se encargarán de producir la energía eléctrica o térmica. Bien en el sector industrial o en el ámbito doméstico para satisfacer las necesidades de los usuarios.

Sol, energía solar.

Sol, energía solar. Fuente: Pixabay

La energía solar sirve fundamentalmente para producir electricidad. A través de los panales solares que son los encargados de transformar este elemento en energía eléctrica. Como consecuencia de ello, puede utilizarse en las principales labores del hogar. Aunque su uso no está restringido solamente a este entorno familiar.

Precisamente el uso industrial es otras de sus aplicaciones. A través de colectores solares de alto rendimiento. Una de las funciones más frecuentes en el uso de esta energía está dirigida a abaratar los costes energéticos de las empresas. Con una reducción muy significativa del presupuesto confeccionado para sufragar los gastos por el mantenimiento energético.

Otra importante característica que presenta este modelo de energía es su naturaleza ecológica. Se deriva de ser un recurso limpio y que es completamente respetuoso con la naturaleza. No genera ningún efecto pernicioso sobre los diferentes componentes del planeta: aire, agua, etc. Hasta el punto que puede utilizarse sin ninguna limitación, en contraposición con otras energías más agresivas.

Cuando se habla de energía solar hay que entender que se trata de un concepto que puede aplicarse en la propia vivienda. Por medio de la instalación de los paneles solares, que los dispositivos encargados de aprovechar esta energía. Con una duración que puede alcanzar en torno a 30 años. Proporcionando, en cualquier caso, un mantenimiento muy fácil de manejar por parte de los propietarios del inmueble.

Tipos de energía solar

Las clases de energía solar pueden ser tantas como las tecnologías empleadas en su reciclaje, así como el uso que se le proporcione. Puede ser pasiva, en los casos que no se utilicen transformadores. También térmica, como generadora de agua caliente para uso industrial. Y finalmente la fotovoltaica, que convierte la radiación solar en electricidad. Estando destinada para pequeños consumos en esta clase de energía a través de su previa instalación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *