Definición de encéfalo


La palabra encéfalo tiene su origen en el vocablo griego ἐγκέφαλος que significa literalmente «dentro de la cabeza». Es por tanto un término que alude a la totalidad del centro neurálgico del sistema nervioso, aunque suele usarse como sinónimo de cerebro.

Pero en realidad se trata de una sinécdoque donde la zona cortical (el cerebro propiamente dicho) es la parte que da nombre al todo. Sea como fuere, la corteza cerebral se considera el órgano más importante tanto del sistema nervioso como del organismo. Algo que no resta importancia a otros núcleos subencefálicos como el tálamo o el sistema límbico.

Encéfalo.

Encéfalo. Fuente: anatolandia

Asimismo, no hay que dejar en el tintero otras áreas superiores, tales como el tronco encefálico o el cerebelo. Ambas zonas hacen posible que el flujo de información sensorio-motriz entre la corteza y el resto del sistema nervioso. Es decir, sin su actividad el encéfalo estaría desconectado del cuerpo, dejándolo totalmente inmóvil e insensible.

La importancia del conjunto encefálico es tal que solo se puede declarar la muerte de un individuo cuando su actividad encefálica desaparece irremediablemente. Aún así, es posible conservar clínicamente vivo a un sujeto haciendo uso de procesos artificiales para mantener la respiración y el latido del corazón.

La importancia evolutiva del encéfalo en el cerebro humano

Además de ser clave como elemento ontogénico, el conjunto encefálico ha sido el motor de la filogénesis humana. Su desarrollo ha terminado convirtiendo un homínido apenas erecto en un animal capaz de transformar el medio y su propia entidad biológica. En este sentido, las transformaciones neurales y el aumento de la masa cortical han jugado un rol fundamental.

Entre otras facultades, el cerebro del Homo sapiens ha heredado un conjunto de capacidades superiores que le han posicionado en la cumbre del ecosistema global. El pensamiento abstracto, el lenguaje verbal, la imitación o la inteligencia emocional son herramientas evolutivas que responden a la estimulación ambiental y que pueden identificarse en un sustrato neural maleable.

Es en esta asociación entre habilidad cognitiva interactiva y soporte biológico plástico donde radica gran parte de la importancia del éncefalo. De hecho, esa capacidad para transformarse en función del contexto es la que ha posibilitado la aparición de un animal tan diverso. Por otra parte, es esa plasticidad la que ocasiona múltiples problemas en el funcionamiento de los órganos encefálicos. Es por ello que la Neurociencia se ha convertido en las últimas décadas en el campo de referencia de la comunidad científica.

El cerebro como objeto de estudio

Debido al papel decisivo que juega el conjunto encefálico en la vida de los individuos, su estudio es clave en diferentes especialidades médicas. Actualmente las líneas de investigación se centran en tres grandes bloques: comprender su funcionamiento, aumentar sus capacidades y evitar su deterioro.

Asimismo, los grupos de investigación suelen incluir profesionales de diferentes ramas para darle un toque transversal a los estudios. Psicólogos, biólogos, médicos y matemáticos, entre otros especialistas, suelen trabajar en común. El objetivo: descifrar los secretos del encéfalo de forma holística. Una necesidad que responde al enorme reto que supone estudiar el que está considerado como el objeto más complejo del universo conocido.

Aunque los esfuerzos no son pocos, los avances en la cura de enfermedades neurodegenerativas (como el alzhéimer o el párkinson) siguen llegar a un punto de inflexión. Lo mismo se puede decir de los intentos por encontrar fórmulas para mejorar las funciones cognitivas. Por ahora las dietas individualizadas y los nootrópicos son las únicas vías existentes, aunque faltan pruebas de peso al respecto.

En cuanto a la comprensión del funcionamiento del encéfalo, especialmente del cerebro humano, queda mucho por descubrir. El Proyecto Conectoma Humano (en inglés) está dando grandes pasos en la dirección adecuada hacia la definición del mapa neuronal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *