Definición de célula


La célula es el elemento vivo más elemental de la naturaleza. La unión de distintas cantidades de ellas forma seres vivos y compuestos de todo tipo alcanzando complejidades muy altas.

La unidad morfológica y funcional elemental de todo ser vivo es lo que se conoce como célula. En la naturaleza pueden encontrarse seres unicelulares como los protozoos o las bacterias compuesto por una única unidad celular. Sin embargo, el nivel de complejidad de los seres pluricelulares, los que contienen dos o más unidades, es alto. El número de células presentes en un ser humano, por ejemplo, es de cientos de billones.

Dependiendo de su tamaño, las unidades celulares pueden ser microscópicas o macroscópicas. Las primeras de ellas exigen de instrumental especializado para poder ser vistas dadas sus reducidas dimensiones. Por el contrario, las macroscópicas son observables a simple vista como sucede en diversos casos.

El estudio de la célula está ligado a los progresos científicos que hicieron posible su observación. Los primeros avances proceden del siglo XVII, aunque los más notables se consiguieron durante los siglos XIX y XX. Robert Hooke fue el que acuñó el término en sus trabajos sobre tejidos vegetales, por lo que se le considera como su descubridor.

La teoría celular explica que todos los seres vivos están compuestos por células de diverso tamaño. También declara que las funciones vitales se llevan a cabo en el interior de las mismas. Esta teoría vigente desde el siglo XIX declara que las células portan información que se transmite en la reproducción.

Características de las células

Las características de las células se dividen entre las estructurales y las funcionales. Como sistemas complejos que son, cada tipo presenta cualidades diferentes para lograr su supervivencia. No obstante, siempre hay rasgos comunes que deben ser resaltados.

Células del cancer.

Células del cancer. Fuente: Pixabay

En lo que se refiere a su estructura, las células son individuales. Esto quiere decir que presentan una pared que aísla su interior, por lo que pueden reconocerse fácilmente. Disponer de un medio acuoso en el que se dispongan los orgánulos celulares es otra característica. Además, deben contener ADN y ARN y disponer de enzimas y proteínas.

Las células también llevan a cabo diferentes funciones. La nutrición celular, que se lleva a cabo a través del metabolismo, es la más básica de ellas. El crecimiento y la reproducción también son funciones básicas de este tipo de unidad vital.

Todas las células deben poseer estas características para poder ser reconocidas como tal. No obstante, estas propiedades pueden cambiar con el tiempo, la evolución y el desarrollo celular, por lo que no tienen que estar presentes siempre.

Tipos de células

El primer tipo de células es el que se conoce como procariota. Su complejidad es escasa y suelen estar representadas por bacterias y seres similares que, en muchos casos, pertenecen a la clasificación de unicelulares.

Por el contrario, las más complejas reciben el nombre de eucariotas. La cantidad de orgánulos que albergan y sus avanzadas funciones hacen que sean mucho más especializadas que las anteriores.

No debe olvidarse que, independientemente de su tipo, todas las células tienen un ciclo vital. Este ciclo suele terminar con la reproducción de las mismas, aunque existen procesos que pueden acabar con la vida celular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *