Definición de analogía


La analogía es la relación de semejanza entre dos cosas o ideas distintas, pero que comparten unas características comunes. Está presente en todos los campos del saber, como la gramática, las matemáticas… hasta en las doctrinas y en el pensamiento.

Pueden existir semejanzas provenientes de personas que no se conocen o elementos que nada tienen que ver uno con otro. Sin embargo, guardan una relación entre ambos. Animales tan distintos como un perro y un caballo tiene algo en común, son mamíferos. Al igual que comparten relación un libro y una biblioteca.

Analogía fotográfica.

Analogía fotográfica. Fuente: Jonathan Jacobsen

Ya los antiguos griegos estudiaron las similitudes del pensamiento, muy útiles para desarrollar el saber y el conocimiento. Precisamente, este término es de origen griego y está compuesto por tres partes. El prefijo “ana” que significa «contra«, el término “logos” que vendría a ser «palabra» o «razón» y el sufijo “ia” «cualidad«. El antónimo de esta palabra sería, por tanto, diferencia.

Las palabras también pueden ser análogas unas de otras. En este caso, para clasificarlas como tal se basan en la sinonimia y en la antonimia. La sinonimia es cuando el significado de dos palabras es igual o muy similar. La antonimia, por su parte, se refiere a conceptos contrarios entre dos términos.

El mundo repleto de analogías

En el lenguaje nos encontramos numerosas analogías, partiendo de los propios verbos y en sus conjugaciones. Podemos encontrarnos con las denominadas analogías simétricasasimétricas. Las primeras se dan cuando hay una equivalencia entre dos elementos. Mientras que, en el caso de las segundas, aunque parece que esos dos elementos sean opuestos, en realidad, comparten características comunes.

En gramática, podemos encontrarnos con cuatro tipos de similitud o relación. Las homologías son elementos iguales, pero con diferente funcionalidad. Las alegorías son utilizadas para destacar las características propias que comparten dos componentes. Las comparaciones son el recurso más directo para hallar y destacar las similitudes y parecidos. Y, las metáforas, las usamos cuando recurrimos al sentido figurado huyendo del literal.

Todas las relaciones existentes entre dos elementos siempre actúan como similitudes racionales y lógicas. Para encontrarlas siempre debemos identificar las relaciones que existen entre ambos elementos o cosas. Podemos encontrarnos dos objetos muy diferentes pero que, cuando buscamos una relación entre ellos, comparten algo en concreto.

Nuestra vida diaria está llena de analogías, cuando tenemos ideas similares o también al compartir un rasgo colectivo. También podemos encontrarlas cuando dos elementos comparten colores, material, pensamientos, ideas… Todos los elementos comparten semejanzas con algún otro, aunque no tiene que ser por la misma característica.

Sin embargo, también existen las falsas analogías, cuando validamos un argumento como verdadero y en realidad no lo es. En este caso, el estudio resultante no será real, pues estas, siempre son comparaciones lógicas y auténticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *