Definición de amor


El amor es el sentimiento más valioso del ser humano que impulsa al desarrollo de virtudes esenciales para la supervivencia de la especie en el planeta como la solidaridad, la bondad, la compasión y el perdón.

En la antigüedad se interpretaba como la urgencia de lo imprescindible. El término proviene del latín amor, que a su vez deriva de amma, un antiguo vocablo indoeuropeo usado por niños para llamar a sus madres cuando requerían atención.

La Real Academia Española ofrece catorce acepciones del concepto. El más importante es la necesidad individual de llenar sus vacíos internos a través de la alegría de compartir experiencias con otro ser.

En psicología representa el núcleo de las relaciones personales. Esta rama del conocimento plantea el amor romántico como el valor preciso para mantener afiliación entre los semejantes y así preservar la humanidad.

Según el psicólogo estadounidense Robert Jeffrey Sternberg, reconocido académico estudioso del fenómeno, esta emoción está compuesta por una combinación perfecta de tres variables: intimidad, pasión y compromiso.

El eslabón ineludible

La cultura griega categorizó cuatro tipos. El erótico, constituido por la relación de pareja; el fraternal, conocido por la nobleza hacia los allegados; el filantrópico, desarrollado para mantener el bien común. Por último, el incondicional, que busca el bienestar del ser amado y que luego fue adaptado por el Cristianismo para representar el afecto hacia la divinidad.

Manzana con forma de corazón.

Manzana con forma de corazón. Fuente: Pixabay

En la actualidad, la perspectiva de este sentimiento varía dependiendo de la zona geográfica en la que se habite y las concepciones aprendidas a través de la herencia familiar, las creencias del entorno y los mensajes recibidos a través de los medios de comunicación.

Aunque los enfoques varían dependiendo de las culturas, todos coinciden en que este sentimiento es el recurso primario para afrontar las vicisitudes y seguir adelante sin desfallecer. Es el componente que mantiene unidas a las parejas, a las familias y a los grupos sociales en general durante situaciones difíciles.

Es considerado el antónimo del odio. Simboliza un estado de grandeza interior y sensación de bienestar. Puede ser polémico, adictivo, intenso y todos desean experimientarlo para comprenderlo.

Amor: Egoísta versus altruista

El científico keniano experto en evolucionismo, Richard Dawkins, conceptualizó dos visiones: el egoísta y el altruista. Según su estudio, el primero busca la preservación del individuo y el segundo, el de la especie.

Por ejemplo, las creencias de los monjes tibetanos los han encaminado a manifestarse a través de la visión altruista, que se basa en la colaboración mutua para lograr objetivos comunes.

En cambio, en algunas zonas donde los conflictos bélicos han sido siempre la constante, prevalece la visión egoísta basada en la competencia y la imposición de ideales.

La teoría de Dawkins atribuye estas dos formas extremas del sentimiento como atributos heredados a través de la evolución de la humanidad y parte de la información genética que pasa de una generación a otra.

Lo que pasa dentro del cerebro

Un estudio científico realizado en la Universidad de Syracuse, en Nueva York, reveló que al enamorarse el cerebro experimenta la liberación de un coctel químico compuesto por dopamina, oxitocina y serotonina que genera una sensación intensa de excitación, adrenalina y alegría.

Los resultados de las investigaciones arrojaron que esta experiencia puede volverse tan adictiva como las drogas o el alcohol, es por esto que muchas personas dicen sentirse más vivos al enamorarse.

Los románticos que mantienen la visión mágica del sentimiento no están de acuerdo con esta teoría que da respuestas científicas a todas las sensaciones que se experimentan durante el enamoramiento. Consideran que la ciencia no puede definir el misterio que encierra esta extraordinaria emoción humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *